Juzgado Madrid anula orden de adquisición de obligaciones subordinadas Banco Popular

obligaciones subordinadas banco popular madrid

En el año 2011 un cliente de Banco Popular adquirió obligaciones subordinadas confiando en que se trataba de un producto de renta fija garantizada, a cuyo vencimiento podría recuperar la inversión.

En ningún momento se informó al consumidor de los riesgos del producto, ni le hicieron entrega de folleto informativo, ni le hicieron test de idoneidad y conveniencia.

El cliente solicitó la nulidad del contrato de adquisición de las obligaciones e indemnización por daños y perjuicios, pero Banco Santander alegaba caducidad de la acción para oponerse.

Sin embargo , el afectado tuvo conocimiento de la insolvencia del banco en octubre de 2017 y esa es la fecha que la juez indica que debe tenerse en cuenta para empezar a contar el plazo de caducidad.

La juez recuerda que, en relaciones contractuales complejas, la consumación del contrato no puede quedar fijada antes de que el cliente haya podido tener conocimiento de la existencia del error.

Por otro lado, se recuerda que el Tribunal Supremo considera este producto como complejo y que las entidades financieras tienen la obligación de extremar la información facilitada al consumidor, de manera que queden claros los riesgos que corre la inversión.

El Juzgado falla la nulidad de la compra de obligaciones subordinadas, por error vicio en el consentimiento, debiendo el banco restituir la inversión, las comisiones y gastos pagados desde la contratación, más los intereses legales minorada por los rendimientos recibidos por el cliente. 

Se imponen las costas a la entidad bancaria.