fiadores solidarios cláusula afianzamiento nula

Juzgado anula cláusula de afianzamiento y libera a fiadores solidarios de una hipoteca

Una entidad bancaria impuso como condición sine qua non para conceder un préstamo con garantía hipotecaria, que dos personas garantizaran solidariamente con la parte prestataria el cumplimiento de las obligaciones contraídas en la escritura de préstamo, renunciando a los beneficios de exclusión u orden y cuantos otros pudieran corresponderles y se constituyesen garantes por todo el tiempo de duración del préstamo, así como por las prórrogas.

Ha quedado demostrado que es una cláusula o pacto impuesto e innegociable, excediendo el carácter voluntario que debe regir dicha asunción de garantía.

Partiendo de esto, se solicitó la nulidad de dicha cláusula de afianzamiento en su conjunto, ya que se ha acreditado que la entidad bancaria no explicó de manera clara las consecuencias de la fianza solidaria, y la renuncia de derechos que la misma conlleva, esto es, beneficio de exclusión u orden y división.

Asimismo debió explicarse al consumidor las diferencias entre fianza solidaria y ordinaria, y las consecuencias de una u otra, para que aquél hubiera recibido la información completa con el fin de valorar la suscripción de una y otra.

Para el Juzgado, tales razones, es decir, la falta de explicación de las consecuencias de la fianza solidaria y de la renuncia de los beneficios correspondientes, junto con el hecho indiscutible de su carácter impuesto, hace que la cláusula que fija un afianzamiento solidario con renuncia de derechos de beneficio de exclusión u orden, división y cuantos otros pudieran corresponderle, no supere el control de transparencia y haya de declararse nula en su integridad.

cláusula afianzamiento ato abogados

Juzgado de Navarra declara abusivo el aval de unos padres a la hipoteca de su hijo

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Estrella, Navarra, decretó abusivas y, por tanto, nulas, varias cláusulas de una hipoteca, entre ellas la cláusula suelo, el pago de todos los gastos de formalización del préstamo por parte del cliente y, lo que es más novedoso, la cláusula de afianzamiento.

¿Qué es la cláusula de afianzamiento?

La cláusula de afianzamiento en un préstamo hipotecario es la que regula la forma de garantizar el cumplimiento en caso de que el deudor principal no lo haga. El fiador se compromete, mediante escritura, a cumplir con las obligaciones del principal en caso de que no lo haga  o no pueda el primero.

Ha sido práctica habitual, sobre todo en la época de la burbuja inmobiliaria, que los bancos obligaran a los padres a avalar a sus hijos para que éstos pudieran conseguir la hipoteca y acceder a comprarse una vivienda, por lo que actuaban de fiadores y debían de responder en caso de que los hijos no pudieran asumir el pago.

Pues bien, el juzgado de Navarra ha considerado dicha cláusula abusiva y poco transparente por lo que decreta su nulidad radical. Se destaca que «el banco no aplicó el debido doble control de transparencia», es decir, «ni informó a los avalistas de las consecuencias de lo que firmaban ni se aseguró de que lo comprendían».

El fallo afianza una doctrina en la que a partir de ahora el banco sólo podrá reclamar al hipotecado, no a sus avalistas.

Desde ATO Abogados recomendamos a los afectados informarse, ya que cuando la referida cláusula de afianzamiento se incluye de forma unilateral por la entidad financiera, puede ser reclamada la nulidad de la misma ante los tribunales españoles.